Toyota prepara un motor eléctrico de bajo coste gracias a un menor uso de tierras raras

La empresa nipona quiere anticiparse a lo que vendrá (y, de paso, dejar de comprar a China).

Toyota quiere adelantarse a la competencia mediante la fabricación propia de componentes que permita marca la diferencia en la transición hacia lo eléctrico. En este caso, los japoneses estarían desarrollando un motor eléctrico que haría uso de un cincuenta por ciento menos de tierras raras y que permitiría fabricar estos no solo en mayor volumen, sino también a un precio más reducido.

 
 

Las tierras raras son un conjunto de diecisiete elementos químicos, entre los cuales se encuentran el escandio, el itrio o el neodimio. Estos materiales son altamente requeridos en la actualidad para fabricar los motores eléctricos, algo que puede suponer un problema a largo plazo por dos razones: China cuenta con el práctico monopolio de la producción y su lucha contra la obtención ilegal de los mismos está causando estragos en los volúmenes de exportación, provocando además que el precio de venta se vea incrementado de manera notable.

En un momento en el que la demanda de lo eléctrico no cesa de aumentar, resulta lógico querer buscar alternativas a este panorama. Toyota, según reporta Bloomberg, quiere hacerlo mediante la creación de un sistema magnético que permita prescindir en un mayor grado del neodimio, suprimir el uso de otros materiales y, en su lugar, hacer uso de otras tierras raras que sean más baratas, como el lantano o el cerio. El que actualmente es el mayor fabricante de automóviles de Asia contaría así con una importante ventaja competitiva frente al resto de la competencia.

Todo eléctrico en 2025

La electrificación de los vehículos de las grandes empresas tradicionales es el gran hito al que todas ellas se enfrentarán durante los próximos años, teniendo que adaptarse al ritmo de un mercado que se verá inmerso en infinidad de cambios a este respecto durante la próxima década. Toyota quiere ofrecer una variante eléctrica o híbrida de todos los modelos de su flota para el año 2025, más o menos cuando la empresa espera que la demanda del neodimio sobrepase a la oferta existente de este material.

Jaguar, Land Rover, Ford, Volkswagen o Mercedes son algunos de los fabricantes que también se han puesto ya fecha para dar luz verde a sus modelos contaminantes y que, si las predicciones realizadas por Toyota son ciertas, tendrán que ponerse de igual manera manos a la obra para poder obtener unos motores más baratos y más sencillos de fabricar. La firma japonesa, además de todo esto, también estarían envuelta de manera plena en un proyecto para hacer realidad una batería de carga ultrarrápida para eliminar así uno de los principales puntos de fricción en la transición a lo eléctrico.

4 Ruedas