A cuatro años de haber presentado su primer prototipo eléctrico, la icónica fabricante espera hacer el lanzamiento de su primera flota eléctrica comercial dentro de 18 meses.

Hace cuatro años que Harley-Davidson presentó su primera motocicleta eléctrica. No obstante, fue apenas ayer que la fabricante anunció la producción de la primera flota comercial durante una llamada de inversionistas, confirmó Bloomberg. Los ejecutivos de la empresa de Millwaukee esperan que llegue al mercado dentro de 18 meses.

John Olin, director financiero de Harley-Davidson, informó que la fabricante invertirá anualmente de 25 a 50 millones durante los próximos años en tecnología de motocicletas eléctricas. Su objetivo: ser el líder mundial en el mercado de motocicletas eléctricas.

Aunque no hay especificaciones aún acerca del modelo eléctrico, presumiblemente estará basado en el prototipo eléctrico del que se fabricaron 36 modelos en 2014, proyecto llamado Project Live Wire, pero que solo han sido usadas en demostraciones para prensa y clientes. Dicha motocicleta es capaz de ir de 0 a 60 mph en menos de cuatro segundos, pero está limitada a solo 55 millas (88.5139 kilómetros) de alcance en el modo "economía"; la nueva versión podría contar con características similares o superiores.

Si bien hay una creciente tendencia por la adopción de tecnologías eléctricas en vehículos tradicionales, gran parte de lo que los motociclistas aman es la experiencia del sonido y la sensación de un motor de combustión. La empresa es tan consciente de ello que incluso desarrolló un sonido artificial para el acelerador de Live Wire, pero que no resultó lo suficientemente emocionante para la gente.

Las ventas de motocicletas eléctricas crecerán un 56% para el año 2020, de acuerdo con la predicción de la firma de investigación TechNavio. Otras empresas que han apostado por el mercado de las motocicletas eléctricas de alta gama son Lightning, Walmart y MotoGP, que lanzará su modelo eléctrico en 2019. Por supuesto, los ejecutivos de Harley-Davidson aseguraron que, pese a la flota eléctrica, no dejarán de producir sus motores de combustión interna.

La buena noticia llegó acompañada de una mala, pues Harley-Davidson anunció el cierre de su fábrica en Missouri (Estados Unidos), lo que dejará a cerca de 800 personas sin empleo. Por otro lado, está consolidando otra planta en Pensilvania que proporcionará empleo para unos 260 trabajadores. Las ventas de la compañía bajaron un 8.5% en 2017, y proyecta que esa disminución continúe en 2018, según información de Bloomberg. No obstante, la apuesta ecológica de Harley-Davidson tampoco asegura su salvación definitiva.

4 Ruedas