Carlos Sueldo |Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.>

El importador Moxos trajo a Bolivia las últimas novedades mundiales de la marca italiana. Agrega a la familia del emblemático modelo “Leoncino” las versiones 500 Trail y 250. Además, sumó una versión TRK 502 X y es el primer país en Sudamérica en ofrecer los nuevos modelos 502C y 180S.

La afamada marca italiana de motos tiene su principal planta de producción en China, a través de una alianza con la firma industrial Qianjiang Motorcycle Company que la revalorizó y volvió a poner al primer nivel mundial.

A partir de allí comenzó a recuperar los diseños más emblemáticos y a crear nuevos modelos para abarcar distintos nichos de mercado con la más alta calidad de producción, lo que le ha permitido exportar a los países más exigentes del mundo y ganar participaciones de mercado overseas.

Bolivia no es la excepción, y si bien el nombre Benelli es relativamente poco conocido, en apenas dos años que lleva desde su desembarco ya es un éxito de ventas. La marca se ha ganado un lugar preferencial no sólo entre los aficionados a las motos, sino también entre el público general, que tiene a los vehículos de dos ruedas como un medio de movilidad muy práctico para el uso cotidiano.

El alto valor percibido que tiene la firma de origen italiano les ha facilitado el camino, ya que existe mucha información al respecto en Internet, admiten desde el importador Moxos, que también representan a marcas como Kymco, Serna y Keeway (segunda marca fabricada en la misma planta de Qianjiang).

Pero claro que también tiene importancia el aval técnico del concesionario oficial y la decisión de brindar una gama de productos completa y variada. En esa estrategia es que Moxos decidió presentar ahora al mercado local los últimos lanzamientos de la marca a nivel global.

La más importante de ellas es la soberbia Benelli 502C, que provoca con un estilo audaz y de aspecto poderoso gracias a la posición baja del asiento y la postura ´larga´ de conducción. Se impone también el doble escape de diseño exclusivo y una estructura portentosa con chasis de tubos de acero enrejado.

Cuenta con un motor bicilíndrico en paralelo, de cuatro tiempos y 500 cc de cilindrada con inyección directa EFI, sistema de válvulas DOHC y TLI, que genera 47 CV a 8500 rpm, con más de 45 Nm de torque a 6.000 rpm. Tiene caja de 6 velocidades, frenos de disco dobles de 280 mm de diámetro y sistema ABS. El tablero es 100% digital y desde el frente se la puede identificar por sus faros LED con un diseño en forma de ´calavera´ que le aporta un look aún más agresivo.

“Esta es una novedad absoluta, somos el primer país en Sudamérica en tenerla y estamos muy orgullosos de ya tener a la venta para nuestros clientes en todo Bolivia”, apuntó e gerente estratégico del grupo Moxos, Jimy Arteaga Serna.

Otra de las novedades es la versión X de la exitosa moto tipo enduro TRK 502. Tiene el mismo motor bicilíndrico refrigerado con agua, de 500 cc, 8 válvulas a la culata y sistema DOHC que utilizan otros modelos de la marca. En este caso, con una potencia de 49 CV, con lo cual se mantiene dentro de la categoría de motos A2, en un formato de ‘maxi trail’ polivalente.

El chasis de la TRK es multitubular en acero, un estilo de estructura que Benelli lleva empleando prácticamente desde su renacimiento con las Tornado y TnT de principios de los años 2000.

En la rueda delantera utiliza una horquilla invertida con tubos de 50 mm y 5,3 pulgadas de recorrido. Para los frenos utiliza un doble disco de 320 mm de diámetro. En la rueda trasera lleva un monoamortiguador sobre bieletas; un disco de freno bien dimensionado y pinzas radiales. Las ruedas son de aleación de aluminio con radios, de 17 pulgadas de rodado y cubiertas Grippy de 150/70 en la parte trasera y 110/80 en la delantera. A diferencia de la TRK convencional, esta TRK 502 X se puede equipar con una llanta delantera de 19”.

Por otra parte, Benelli nutre la gama de su modelo estrella “Leoncino”, con una versión preparada para el off road, llamada Leoncino 500 Trail y otra versión de menor cilindrada y precio más accesible, pensada para uso urbano y un público juvenil, como es la Leoncino 250.

La primera es una versión preparada para barro y tierra de la urbana-retro Leoncino 500. Utiliza el mismo motor de 500 cc vertical bicilíndrico, con una entrega de potencia de 48 CV a 8500 rpm y un torque de 46 Nm a 6000 revoluciones. El embrague es de tipo húmedo multidisco y tiene caja de 6 velocidades.

Básicamente se diferencia de la Leoncino 500 a secas por un chasis más elevado, con el tanque de combustible de “estilo retro” y forma más cuadrada. Tiene un estilo claramente más aguerrido y aventurero, demarcado por los neumáticos con taco para el barro, de 110/80 y un aro de 19” en el frente, mientras que es de 17” y cauchos de 150/70 en la rueda trasera.

Para la suspensión utiliza un esquema parecido a la TRK, con horquilla invertida y tubos de 50 mm con un recorrido de 4,9 pulgadas (125 mm) de recorrido. Frenos reforzados con doble disco de 320 mm de diámetro con calipers de 4 pistones, con anti bloqueo ABS. En la rueda trasera lleva un mono amortiguador sobre bieletas, un disco de freno bien dimensionado y pinzas radiales.

Con la misma mística marcada por el leoncito en el guardabarros delantero y la sección trasera acortada, la Leoncino 250 adopta un diseño más compacto, con un diseño más elegante y un chasis de acero derivado de la competición.

Cuenta con un motor monocilíndrico de 249 cc, cuatro válvulas refrigerado por líquido, que produce más de 25 caballos de potencia a 9.000 rpm y 21 Nm de torque a 7500 rpm. Cuenta con encendido EFI, TLI y DOHC. Las llantas ligeras de aleación de aluminio tienen un rodado de 17” y están calzadas por neumáticos de medida 110/70 y 150/60, adelante y atrás respectivamente.  

Según consideró Arteaga, este modelo tiene todo para convertirse en un éxito de ventas, ya que parte de un precio de apenas $ 4.500 dólares, mientras que la Leoncino convencional tiene un precio de $us 8.700, al igual que la Benelli 502 C.

Finalmente, el representante de Benelli también presentó en el marco de la Expocruz 2019 al modelo 180 S que se suma a la gama de motos de calle en donde ya vendía a su “hermana mayor” 302 S de dos cilindros y 300 cc.  En este caso, se trata de una moto más ligera y de diseño compacto. Tiene un motor monocilíndrico de 175,3 cc refrigerado por líquido, inyección electrónica, con cuatro válvulas y tecnología de 3 bujías y SOHC.

La Benelli 180 S se destaca también por un diseño de asiento deportivo con aspecto de carbono, con manijas para un pasajero que están ocultas y llantas de aleación ligera de seis radios. Utiliza frenos a disco en las dos ruedas, con 260 mm de diámetro adelante y 220 mm en la rueda posterior. Su precio de venta es de $ 2.950 dólares.

2 Ruedas